Tu auto, es tu medio de transporte en la vida cotidiana pero, ¿realmente estamos al pendiente de su mantenimiento?  El uso diario hace que algunos componentes y piezas se desgasten, es por esta razón que se debe realizar un mantenimiento, cada cierto kilometraje para evitar posibles fallas mecánicas, daños prematuros o accidentes.

Mantenimiento preventivo

En este caso debemos seguir las instrucciones del fabricante, detalladas en el manual del vehículo y realizar las operaciones de mantenimiento en los plazos indicados. Si hacemos un seguimiento constante reduciremos las visitas al taller y el tiempo de inmovilización del coche.

El objetivo del mantenimiento preventivo del vehículo es saber que el funcionamiento de partes y sistemas más importantes como llantas, batería, sistema de frenos, de suspensión, de iluminación, escape, entre otros, es el adecuado y el que se requiere para que ande con normalidad. Recuerda que algún desperfecto no solo podría afectar el vehículo sino también tu seguridad y la de tu familia Además ahorrarás en costos, debido a que puedes evitar un daño mayor en el mantenimiento correctivo si lo evitas con el mantenimiento preventivo.

Dependiendo de la marca del vehículo, gama, performance y tipo de motor. Generalmente, se suele hacer el mantenimiento preventivo del carro a los 5.000kms, 10.000kms, 20.000kms, 30.000kms, 40.000kms, 50.000kms y 100.000kms

Mantenimiento correctivo

Se realiza cuando el modelo presenta alguna falla. Tiene que ver con todas las piezas del auto que no pueden revisarse fácilmente como el alternador o la inyección, o aquellas que se reparan fácilmente y que son de bajo costo, como las lámparas.

Algunas de las reparaciones que implican el mantenimiento correctivo son:

• Reparación de motor.

• Reparación de Suspensión.

• Reparación de Cajas Manuales y Automáticas.

• Reparación de Transmisión y Dirección.

• Electricidad, arranques, alternadores, baterías.

Dependiendo del tipo de daño que tenga el carro, será el tiempo que su reparación va a tardar y el costo final de este. En muchas ocasiones, el mantenimiento correctivo puede resultar más caro que el preventivo, y tardar más tiempo en ser terminado.

Para evitar lo anterior, lo mejor es llevar tu carro regularmente al taller, a que le hagan un chequeo general. Reparar el daño cuando a penas ocurrió, o es pequeño es mucho más fácil y rápido, a que si se hace ya que es mucho mayor.

No esperes a que tu vehículo no se encienda para traerlo con nuestros especialistas del taller mecánico Perez Automotriz. Tan pronto y detectes que hay algo que no funciona igual, ya sea algún sonido, vibración o dificultad en el manejo.

Los comentarios están desactivados para esta publicación.