¿SAE? ¿API? ¿MULTIGRADO? Conoce los tipos de aceite y sus características.

Muchas veces nos preguntamos al elegir el aceite adecuado para nuestro coche – ¿por qué la diferencia de precios entre los aceites minerales y sintéticos?, ¿cuáles son los beneficios de unos y otros?, ¿cuál es el adecuado para mi auto? – Vamos a conocer sus características:

Para un buen funcionamiento del motor de tu automóvil, uno de los elementos más importantes es el aceite. En el interior del motor hay muchos componentes que están en permanente movimiento y roce; Situaciones que van provocando el desgaste de algunas piezas, siendo el aceite el encargado de lubricarlas y protegerlas del deterioro, disminuyendo el calentamiento excesivo, que puede derivar en un mal funcionamiento del motor. Por esta razón, es muy importante que el aceite sea renovado periódicamente, ya que, con los cambios de temperatura y el desgaste propio de las mismas piezas, va perdiendo sus propiedades lubricantes.

 

En la actualidad se comercializan diferentes tipos de aceite para motor y estas son sus características:

Aceites minerales

  • Se obtienen de aceites base extraídos de aceite crudo y posteriormente enriquecidos con aditivos químicos para mejorar su desempeño.
  • Son perfectamente adecuados para viajes diarios o paseos a velocidades razonables fuera del ambiente urbano.

Los aceites semi-sintéticos (o con base sintética)

  • Son una combinación de aceites minerales y aceites con base sintética. Son perfectamente adecuados para uso normal en ambientes urbanos o manejo a altas velocidades para todo tipo de vehículos.
  • Estos aceites son altamente resistentes a la oxidación y se recomiendan para condiciones de temperaturas extremas.

Los aceites 100% sintéticos

  • Se obtienen a través de diversos procesos de refinamiento o en laboratorios utilizando aditivos de alta calidad. La síntesis de aceites a través de este método tiene muchos beneficios. El resultado es un lubricante de alto desempeño que extiende la vida de tu motor, mejora su protección, incrementa los intervalos entre los cambios de aceite y reduce la fricción – en consecuencia se disminuye el consumo de combustible.

Habrás visto que en los envases de aceite aparecen letras, grados de viscosidad, tipo de compuesto o las palabras “monogrado” y “multigrado”. Estas denominaciones sirven, en realidad, para clasificar el tipo de aceite, según el sistema SAE (Sociedad de Ingenieros Automotores) y según la API (Instituto Americano del Petróleo).

El valor SAE define el grado de viscosidad del aceite. En las tiendas encontrarás aquellos que sean monogrados o multigrados; los aceites monogrados se caracterizan porque solo tienen un solo grado de viscosidad, mientras que los aceites multigrados, poseen un alto índice de viscosidad. La viscosidad se refiere a un valor que indica la mayor o menor estabilidad de un aceite lubricante con los cambios de temperatura; por ejemplo, un aceite 15W-40 (la W significa winter, invierno en español) mantendrá las propiedades necesarias para proteger al motor en temperaturas muy frías.

El número que acompaña a la W es un indicativo de lo que tarda en alcanzar el último punto de lubricación del motor. Cuanto mayor es el número, más tarda en hacerlo, algo que hay que tener en cuenta a la hora de pensar en la vida útil de nuestro motor. Cuanto más tarde, más posibilidades de dañar el motor.

Esto de los aceites monogrado genera un problema muy básico: en invierno se tiene que emplear un aceite “de invierno” (SAE 0W a 25W) y en verano, hay que sustituirlo por otro aceite que depende del clima, lo que se llama aceite “de verano” (SAE 20 a 60).

Pero, este problema se termina utilizando un aceite multigrado o “para todo el año”. Este lubricante tiene como base un aceite de gradación SAE W y posteriormente se añaden mejoradores de la viscosidad. De esta manera se consigue un buen comportamiento en frío y, al aumentar la temperatura, trabaja como un aceite de verano. Con esto se consigue un aceite que se puede utilizar todo el año manteniendo una viscosidad más o menos estable independientemente de la temperatura ambiente.

El valor API

La primera letra determina el tipo de combustible del motor para el que fue diseñado el aceite, utilizándose una “S” para motores a gasolina y una “C” para motores diesel. La segunda letra determina la calidad del aceite y cuanto mayor es la letra (en el alfabeto) mejor es la calidad del aceite. Actualmente en motores a gasolina se ha llegado a la clasificación SN, lo que equivaldría al aceite para motores a gasolina de mayor calidad que existe hasta el momento, mientras que la clasificación actual más alta para motores diésel es la CJ-4.

¿Sabes la diferencia entre mantenimiento preventivo y correctivo?

Tu auto, es tu medio de transporte en la vida cotidiana pero, ¿realmente estamos al pendiente de su mantenimiento?  El uso diario hace que algunos componentes y piezas se desgasten, es por esta razón que se debe realizar un mantenimiento, cada cierto kilometraje para evitar posibles fallas mecánicas, daños prematuros o accidentes.

Mantenimiento preventivo

En este caso debemos seguir las instrucciones del fabricante, detalladas en el manual del vehículo y realizar las operaciones de mantenimiento en los plazos indicados. Si hacemos un seguimiento constante reduciremos las visitas al taller y el tiempo de inmovilización del coche.

El objetivo del mantenimiento preventivo del vehículo es saber que el funcionamiento de partes y sistemas más importantes como llantas, batería, sistema de frenos, de suspensión, de iluminación, escape, entre otros, es el adecuado y el que se requiere para que ande con normalidad. Recuerda que algún desperfecto no solo podría afectar el vehículo sino también tu seguridad y la de tu familia Además ahorrarás en costos, debido a que puedes evitar un daño mayor en el mantenimiento correctivo si lo evitas con el mantenimiento preventivo.

Dependiendo de la marca del vehículo, gama, performance y tipo de motor. Generalmente, se suele hacer el mantenimiento preventivo del carro a los 5.000kms, 10.000kms, 20.000kms, 30.000kms, 40.000kms, 50.000kms y 100.000kms

Mantenimiento correctivo

Se realiza cuando el modelo presenta alguna falla. Tiene que ver con todas las piezas del auto que no pueden revisarse fácilmente como el alternador o la inyección, o aquellas que se reparan fácilmente y que son de bajo costo, como las lámparas.

Algunas de las reparaciones que implican el mantenimiento correctivo son:

• Reparación de motor.

• Reparación de Suspensión.

• Reparación de Cajas Manuales y Automáticas.

• Reparación de Transmisión y Dirección.

• Electricidad, arranques, alternadores, baterías.

Dependiendo del tipo de daño que tenga el carro, será el tiempo que su reparación va a tardar y el costo final de este. En muchas ocasiones, el mantenimiento correctivo puede resultar más caro que el preventivo, y tardar más tiempo en ser terminado.

Para evitar lo anterior, lo mejor es llevar tu carro regularmente al taller, a que le hagan un chequeo general. Reparar el daño cuando a penas ocurrió, o es pequeño es mucho más fácil y rápido, a que si se hace ya que es mucho mayor.

No esperes a que tu vehículo no se encienda para traerlo con nuestros especialistas del taller mecánico Perez Automotriz. Tan pronto y detectes que hay algo que no funciona igual, ya sea algún sonido, vibración o dificultad en el manejo.

No hace falta ser mecánicos para interesarnos en el funcionamiento de nuestro vehículo y una de las cosas que tenemos que mantener bajo control es el radiador.

El motor de un vehículo genera mucho calor que, si no se limita, puede dañar al propulsor y otras partes. Es importante entonces que la temperatura del motor se mantenga debajo de cierto nivel y para ello está el sistema de enfriamiento cuyos protagonistas son el radiador y el líquido refrigerante.

El radiador es uno de los elementos más importantes que forma parte del sistema de refrigeración de nuestros vehículos y por tanto esencial para garantizar el buen funcionamiento del motor. Su principal misión es la de evitar que se produzcan sobrecalentamientos en el motor para que éste trabaje de manera óptima a cualquier nivel y ofrezca el máximo rendimiento. Sin el, los pistones, cilindros, válvulas y el cabezal del motor se fundirían en cuestión de minutos. El calor se apoderaría del motor y lo arruinaría más allá de la reparación.

Al encontrarse al frente del vehículo lo expone a un envejecimiento prematuro o a ensuciarse externamente con basura o residuos de animales pequeños, impidiendo que el aire circule libremente a través de los canales externos de enfriamiento, por estas causas es importante que se revise de manera periódica para mantenerlo limpio de impurezas. Los especialistas recomiendan darle mantenimiento a esta pieza tan importante cada 2 años.

 

¿Cuánto tiempo dura un radiador?
La mayoría de los mecánicos especializados indican que un radiador bien cuidado debería durar al menos de ocho a diez años. Radiadores viejos de metal, bien mantenidos, podían perdurar durante toda la vida del vehículo, pero los radiadores modernos están fabricados en aluminio y plástico. El problema es que se expanden y se contraen cuando el radiador se calienta y se enfría y generando con el tiempo grietas, aunque esto es raro que pase en menos de una década.

Para alargar esta vida útil, se debe cambiar con frecuencia el líquido refrigerante según indique el manual del carro.  También hay que revisar periódicamente la cantidad correcta de refrigerante en el radiador, ya que éste puede escaparse cuando el radiador se sobrecalienta. El líquido refrigerante es de vital importancia para el correcto funcionamiento del radiador, es muy común llamarlo indistintamente anticongelante, o refrigerante, a pesar de que son dos conceptos en apariencia muy diferentes. El líquido anticongelante en tu auto no es más que una propiedad del líquido refrigerante, y cumple una función de gran importancia en el coche, como es asegurar que el refrigerante circule por todo su circuito sin trabas.

Si tu auto se calienta y no tienes acceso a un anticongelante que no dañe tu sistema de enfriamiento, puedes utilizar agua. De hecho, tienes que usar agua si quieres continuar avanzando, pero una vez que tengas acceso a el, deberás agregarlo y no dejar que solamente sea agua la que se encuentra dentro de tu sistema.
Notarás que el nivel de agua no es el mismo que agregaste, en especial si fue durante un viaje en carretera.

¿Tu auto presenta fallas con el radiador? Haz una cita, llámanos o visítanos. Contamos con técnicos especializados en todo tipo de automóviles.

Cómo identificar problemas con los frenos

El triángulo de la seguridad de nuestro coche son los amortiguadores, neumáticos y frenos. Son los tres elementos clave que debemos controlar a la hora de mantener el vehículo. Las revisiones periódicas y las inspecciones técnicas son vitales para asegurar que nuestro coche pueda seguir circulando con normalidad y en niveles de seguridad estándar.

Los frenos que pasan de largo su vida útil y además están desgastados frenan mal. Simple pero real. Aumenta la distancia de frenado y eso queremos tenerlo controlado siempre.

Entre las principales fallas en el sistema de los frenos están:

Si nota cierta pérdida de efectividad en el sistema de frenada, puede haber pérdida en el líquido de frenos (fugas en el circuito, líquido de frenos en mal estado o insuficiente, así como aire en el sistema) o las pastillas, si están muy desgastadas.ido de frenos o el sistema hidráulico se debe purgar y rellenar de líquido de frenos.

Un pedal esponjoso puede ser producto de aire en el sistema hidráulico, o el líquido de los frenos es deficiente. • Un pedal demasiado duro,  Si tu pedal de freno ofrece mucha resistencia, puede que las pastillas estén sucias o manchadas, que haya un problema en el pistón de la pinza, problemas con el líquido de frenos, que las pastillas estén cristalizadas. También que los discos de freno estén dañados, o que haya fallado el servofreno, y por eso cuesta más activar el pedal.

Un pedal con poco recorrido, las piezas responsables de la extensión y la retracción del pedal están defectuosas, siendo el cilindro principal uno de ellos.

Una de las ruedas se bloquea, este síntoma indica que el sistema de los frenos trabaja incorrectamente por obstrucción o una pastilla de los frenos está defectuosa.

Un pedal que vibra al frenar, sin confundir las vibraciones con las que se notan cuando el ABS entra en acción, puede que tengamos los discos alabeados o los rodamientos de la rueda gastados. También es posible que debas cambiar pastillas y discos de freno…. o que las ruedas estén mal equilibradas.

• Cuando las pastillas de los frenos son de mala calidad o hay un deficiente contacto se pierde la capacidad del frenado.

El coche oscila hacia un lado, una de la causas es que las pastillas están sucias o cristalizadas, también la falla puede ocurrir por falta de presión en los neumáticos, o a unas rótulas dañadas.

Si se nota un chirrido al frenar, puede ocurrir por desgaste de las pastillas, que rozan contra el cliper. Aunque también puede tener su origen  en unos discos en mal estado

En Perez Automotriz, contamos con las mejores refacciones y servicios para que tu vehículo funcione correctamente, somos especialistas en frenos. Te ofrecemos un diagnóstico preciso y garantizamos nuestro trabajo. Nuestro personal está altamente calificado. Trabajamos con calidad, puntualidad y honestidad y te brindamos el mejor servicio a un excelente precio. Conócenos.

¿Cuando es necesario afinar la transmisión automática?

Tener un coche no significa solamente encender el motor, acelerar y detenerlo cuando no tenemos que utilizarlo. Es por esto que las tareas de mantenimiento se vuelven esenciales en la vida cotidiana, ahorrándonos gastos mayores en un futuro.

El «Mantenimiento Preventivo» o también conocido como «Afinación de la transmisión automática» es un servicio que debe de darse de manera regular, casi tanto como el resto del motor. Por esta razón, muchos propietarios ignoran los cuidados necesarios para este componente.

¿Cómo funcionan la transmisiónes Automáticas?

Las transmisiones automáticas trabajan transmitiendo la fuerza del motor a las llantas mediante la presión de aceite generada por la misma. Este aceite lubrica también las partes mecánicas y enfría a su vez la transmisión, con el tiempo y uso el aceite se contamina y deteriora por eso al igual que el motor es necesario un servicio de mantenimiento preventivo adecuado.

La mayoría de los fabricantes indican que se tiene que cambiar el aceite cada 60.000 Kilómetros. No hacer este mantenimiento conlleva a la pérdida de la garantía y consiguientemente a reparaciones muy costosas a medio plazo.

Una revisión al año en tu transmisión es necesaria, a menos de que presente una fuga de aceite o cambios de velocidad bruscos. En este caso deberás revisarlo antes.

Existen una serie de pistas que nos dan a entender que la transmisión automática de nuestro vehículo necesita mantenimiento:

– El cambio de marcha se realiza de modo mucho más lento (seguridad y comodidad reducidas)
– Las RPM caen por ejemplo unas 2.000 en lugar de unas 500 al subir de marcha. Recuperar el régimen óptimo (por ejemplo las 2.500 ó 3.000 rpm) hace que sea más incómodo de conducir y a su vez hace también que se incremente el consumo de carburante.
– Evidentemente la suavidad del cambio con un aceite nuevo es mucho mayor que con un aceite que haya perdido parcialmente sus propiedades, y eso es algo que notarás de forma inmediata.
– Tirones, vibraciones, bajada de potencia, fuertes aceleraciones para iniciar la marcha, o cambios rápidos o lentos de marcha, son síntomas que indican un mal funcionamiento y una futura rotura de la caja de cambio.

Beneficios del Mantenimiento Preventivo:
– Extiende la vida de la Transmisión en base a un funcionamiento correcto.
– Evita cambios de velocidad bruscos tanto ascendentes como descendentes.
– Mantiene lubricado correctamente los sistemas hidráulicos y mecánicos.
– Se minimizan los daños prematuros al sistema de funcionamiento de la Transmisión que a su vez conllevan a reparaciones mayores que pudieran eventualmente afectar su economía.

¿Para que sirve el «mofle» de tu automóvil?

El mofle, es una parte fundamental del tubo de escape del auto, reconocido generalmente por encontrarse casi en la parte final de este elemento en forma ensanchada.

La palabra se deriva del término muffler que se refiere al silenciador cuyo funcionamiento es fundamental no sólo para hacer más comodo el uso de un vehículo, también para reducir las emisiones contaminantes.

Los motores de combustión interna, pese a los avances tecnológicos, siguen siendo máquinas ruidosas que a falta de un mofle sería incómodo utilizar.

El silenciador obliga a las ondas sonoras a recorrer relativamente una gran distancia antes de salir, además de que durante el camino las ondas chocan entre sí destruyéndose mutuamente. Eso no es todo, por lo general esta pieza cuenta con filtros que ayudan a reducir el número de emisiones que arroja el motor al medio ambiente.

Cómo detectar fallas en el sistema de escape

Un silbido, retumbo o traqueteo debajo del vehículo son claro indicativo de que el sistema está dañado. Una fuga pequeña no produce mucho ruido, pero en cambio expulsa monóxido de carbono, un peligroso gas incoloro y sin olor que produce dolor de cabeza, disminución de visibilidad, sueño, reflejos lentos, náuseas, inconsciencia e incluso la muerte.

Las fallas del motor se pueden detectar al observar y escuchar el sistema de escape: un tono irregular puede deberse a defectos de encendido o a un mal ajuste del carburador (en autos que lo tengan). El humo negro en el escape indica una mezcla de gasolina muy rica o fallas en el sistema de inyección de aire. La salida de humo azul intenso al acelerar el auto revela que está pasando aceite a la cámara de combustión porque las guías de las válvulas o los anillos del pistón se han desgastado. El humo en el escape también puede deberse a que las mangueras de vacío succionan el líquido de los frenos o el de la transmisión automática hacia el múltiple de admisión. Por último, el humo blanco indica fuga del líquido de enfriamiento.

Siempre es importante que un especialista revise cualquier avería en tu coche, visítanos para realizar un diagnóstico de tu automovil.

La importacia y función de convertidor catalítico

Es común que los clientes que nos visitan no sepan la importancia y función del convertidor catalítico en su auto. El convertidor catalítico es una unidad utilizada para controlar y reducir los gases contaminantes que son expulsados por el motor de combustión interna en los vehículos, ya sean a gasolina o diesel. Está situado en el escape, antes del silenciador.

El uso de esta pieza permite que se modifiquen los gases que emanan los automóviles antes de liberarlos a la atmósfera. El convertidor catalítico actúa sobre los hidrocarburos, el monóxido de carbono, y los óxidos de nitrógenos, reduciendo lo contaminante de los mismos. Este aparato consta de una estructura de cerámica revestida con un catalizador metálico, generalmente de platino o paladio.

Si su auto sufre daños en el catalizador lo más probable es que aumente el consumo de combustible hasta un 20%, que el motor comience a perder potencia y que genere más contaminantes. Existen algunas sustancias que afectan el correcto funcionamiento del catalizador en los autos, como el plomo. Este contaminante puede llegar a afectar el motor, su relación con el oxígeno y el combustible para generar la combustión. El azufre también puede causar daños, generando dióxido.

Algunas personas consideran que utilizar el convertidor disminuye la velocidad del auto y el rendimiento del combustible; razón por la cual eliminan dicho dispositivo. Hacerlo está prohibido y puede generar grandes problemas, entre los que se encuentran:

  • Aumento en el consumo de combustible
  • Incremento en la emisión de contaminantes a la atmosfera de hasta el 70%
  • Daños irreversibles al motor
  • Eliminación de la contrapresión requerida en el motor

¿Por qué puede fallar tu convertidor catalítico?

Un convertidor catalítico no debería presentar fallas, sin embargo, si esto pasa será a causa de un problema en el motor o en el sistema de escape.

Si requiere ser cambiado, posiblemente es por alguna de las siguientes situaciones:

  • El motor requiere ser afinado
  • El funcionamiento del sensor de oxígeno no es correcto
  • Restos de gasolina, aceite o refrigerante en el sistema de escape
  • Cables de las bujías y conexiones deterioradas

En Pérez Automotriz siempre recomendamos realizar periódicamente el servicio de su vehículo, con el propósito de determinar si existen fallas en el encendido o la combustión del auto, y así evitar un daño en el catalizador. El mantenimiento a esta parte del sistema de escape del vehículo (convertidor catalítico o catalizador) es importante para mantenerlo en el punto más alto de su desempeño durante el tiempo de vida. Esto lo podemos lograr dándole mantenimiento cada 50 mil kilómetros.

Para mayor información o agendar una cita, contáctenos al: 2087-2060.

 

¿Por qué es importante realizar la afinación a tu auto?

 

El automóvil se considera que es la segunda inversión más fuerte que hace una persona o familia, después de su hogar. Es por ello que se deben de tener ciertos cuidados para obtener la mejor apariencia y rendimiento del mismo es fundamental para mantener el motor y otros componentes de tu vehículo trabajando por más tiempo. Con el uso, el motor desgasta las bujías, así como los sistemas de inyección y filtración.

¿Qué es la afinación del auto?
El objetivo principal de una afinación del motores es el de recuperar y mantener el servicio y la eficiencia original de tu vehículo. Esto se alcanza mediante la sustitución de partes, que por su uso normal se desgastan o pierden su efectividad en su funcionamiento, y mediante una limpieza detallada de algunos componentes del motor.
Afinar tu auto ayuda a consumir menos gasolina, a que el motor se desempeñe mejor, a que haya menos emisión de contaminantes y que el encendido en frío sea rápido, por ello la afinación de tu auto debe hacerse en tiempo y forma, dependiendo del uso que le des y de la cantidad de horas diarias y distancias que recorra.

¿En qué consiste una afinación para tu auto?
La afinación consiste en cambios de bujías, filtros de aceite y gasolina, cambio de aceite y limpieza de válvulas, todo ello da una garantía para alargar la vida útil del motor, permite además obtener un buen rendimiento en consumo de gasolina.

Esta tarea, que se recomienda cada 10,000 0 15,000 kilometros, a fin de conservar en un nivel óptimo los ajustes y calibraciones, así como la presión del combustible para que el motor funcione adecuadamente, en los taxis, por ejemplo, es preferible afinarlo cada 6 meses porque la máquina no tiene descanso, al elevarse la temperatura en el motor el aceite se quema y ya no tiene la misma viscosidad para lubricar.

Puntos clave de una buena afinación del automóvil:
Es importante que consideres estos puntos para saber que la afinación ha sido bien realizada:

  • Cambio de bujías: Deben ser de preferencia de buena calidad para garantizar su vida útil y rendimiento, deben ir calibradas de acuerdo a las necesidades del auto, algunas bujías vienen calibradas.
  • Cambiar los filtros de aceite, filtros de aire y gasolina pueden ayudar sobre todo a reducir el consumo de gasolina y darle potencia al motor, para que se sienta ligero.
  • Carburador o sistema de inyección: Debe ser revisado y ajustado.
  • Aceite: Debe ser de buena calidad y de viscosidad especificada. Para motores nuevos el aceite delgado es ideal, para motores viejos el aceite grueso puede ayudar a reducir ruidos de motor.
  • Revisión y corrección de tiempo básico de encendido.
  • Revisar bandas: El alternador, el ventilador y el sistema de enfriamiento de su auto tienen bandas como partes integrales, esas bandas deben ser revisadas de forma regular y reemplazadas si es necesario. 
  • Llantas: Revisar las llantas y ajustar la presión del aire. También es recomendado rotar y balancear las llantas.
  • Frenos y líneas de combustible: El sistema de frenado y de combustible de su auto debería ser inspeccionado para su uso.
  • Análisis del motor: El mecánico deberá hacer un análisis completo del desempeño de su motor y también del sistema computarizado del automóvil, si aplica.

Para conocer más información sobre lo qué incluye la afinación de tu vehículo, o agendar una cita de servicio, no dudes en llamarnos al: 2087-2060 nuestro equipo de servicio está listo para atender tu vehículo.

La Importancia del Anticongelante en tu Auto

 

El líquido refrigerante es de vital importancia para el correcto funcionamiento de nuestro coche. Es muy común llamarlo indistintamente anticongelante, o refrigerante, a pesar de que son dos conceptos en apariencia muy diferentes. El líquido anticongelante en tu auto no es más que una propiedad del líquido refrigerante, y cumple una función de gran importancia en el coche, como es asegurar que el refrigerante circule por todo su circuito sin trabas.

El motor de combustión necesita mantener una temperatura de funcionamiento constante y óptima para no estropearse, o incluso fundirse si las cosas se ponen mal. Para ello dispone de un circuito de refrigeración líquida por el que transcurre el líquido refrigerante. Este líquido tiene diversos componentes, y cada uno de ellos cumple una serie de requisitos, entre otros debe tener una buena capacidad calorífica, debe ser lo suficientemente fluido en su rango útil de temperaturas, debe cuidar y limpiar todo el circuito de refrigeración, y no debe congelarse. El líquido refrigerante debe circular sin resistencia, no se debe congelar a bajas temperaturas, ni debe evaporarse a temperaturas de uso normal.

Por eso ese líquido se suele componer de un anticongelante concentrado, que se ha diluido previamente en agua destilada. Contiene aditivos que favorecen su fluidez, que limpian y mantienen perfecto el circuito de refrigeración. Por tanto es un líquido polivalente, pero sobre todo, vital para que el motor dure muchos años.

¿Qué puedes utilizar si no tienes anticongelante?
Si tu auto se calienta y no tienes acceso a un anticongelante que no dañe tu sistema de enfriamiento, puedes utilizar agua. De hecho, tienes que usar agua si quieres continuar avanzando, pero una vez que tengas acceso a el, deberás agregarlo y no dejar que solamente sea agua la que se encuentra dentro de tu sistema.

Notarás que el nivel de agua no es el mismo que agregaste, en especial si fue durante un viaje en carretera.

Agua vs líquido refrigerante

El líquido refrigerante tiene propiedades de antioxidante y puntos de ebullición superiores a los del agua, ayudando así a que el sistema de refrigeración funcione de manera eficiente.

En el caso contrario, si usas agua en el sistema de refrigeración de tu vehículo, se pueden generar partículas que pueden obstruir el flujo de sistema y exponerlo a presiones y excesos de temperaturas. Es aconsejable el uso permanente y exclusivo de líquido refrigerante.

Aunque el líquido refrigerante es más efectivo a la hora de cumplir su función, puede causar daños en el sistema de refrigeración si el vehículo ha utilizado agua durante largo tiempo. Si utilizas agua en el vehículo, debes realizar un chequeo completo de tu vehículo para saber si es pertinente hacer el cambio.

Las instrucciones del fabricante de tu carro que vienen en el manual del propietario del vehículo especifican qué tipo de líquido es el que debe usarse. La razón es que este compuesto, que puede limpiar los ductos por los que pasa, puede también desprender fragmentos de óxido de las partes metálicas en los vehículos que antes usaban agua, lo que posteriormente obstruye el paso o rompe elementos blandos en el motor, como sus mangueras.

Para más información, consulta esta información en el manual del propietario de tu vehículo.

Claves para mantenerlo óptimo

El líquido refrigerante dura más o menos 20 mil kilómetros, durante los cuales su nivel debe variar muy poco, pues no se evapora sino que sigue circulando por el motor hasta que sus propiedades empiezan a decaer.

En caso de notar en un mes o menos una variación visible en el nivel del líquido, muy probablemente tienes una fuga en el motor o al exterior y debes repararla cuanto antes, pues un recalentamiento pueda dañar seriamente tu vehículo.

Muchos líquidos refrigerantes vienen en colores visibles como verde, rojo o azul, para que en caso de que haya una fuga, puedas rastrearla fácilmente una vez esta caiga al piso. La recomendación es no cambiar el tipo de líquido refrigerante que usas, pues puedes ocasionar un daño en el motor del vehículo y en el sistema de refrigeración. Consulta con un experto antes de hacer este cambio.

Recuerda que también puede haber fugas al interior del motor que nunca llegarán a verse en el suelo donde parqueas tu vehículo y solo podrás notarlo cuando veas una disminución en el depósito del líquido que utiliza tu vehículo.